viernes, 1 de mayo de 2009

GEISHAS “DONCELLAS JAPONESAS”


Japón es uno de los países de cultura muy antigua y podría decirse que rara para la sociedad occidental hablando desde sus formas de vida hasta sus tradiciones y costumbres, resaltando en si, la cultura de las geishas.
Lo primero que se nos viene a la mente con la palabra geisha es prostituta, pero lo que no sabemos es que es una palabra muy antigua que va mas allá del mito que se ha hecho hoy en día. La palabra geisha proviene de los fonemas chinos "Gei", que significa arte, habilidad, y "Sha" que significa persona. Eso es lo que representa una Geisha, una persona con la habilidad en distintas artes.
Las geishas surgen en Japón en el llamado periodo Edo o Tokugawa entre los años 1603 a 1868, también conocido como el comienzo de la época moderna. En este tiempo se buscaron avances en todas la ciencias, arquitectura, comercio, geografía, física, sociales entre otras materias, pero también le dieron importancia a la búsqueda de nuevas formas de entretenimiento conocidas como ukiyo e incluían geishas, música, historias populares, teatro Kabuki, bunraku, poseía, y arte, el cual queda reflejado con el estilo conocido como ukiyo-e.
En sus principios las geishas eran hombres hermosamente vestidos con Kimonos de seda y delicadamente pintados que se encargaban de bailar ante los samuráis, realizaban la ceremonia del té, y tocaban el shamisen que era un instrumento de cuerda muy parecido a la guitarra, pero de tres cuerdas, y con un sonido muy melódico. Con el tiempo los hombres Geishas fueron perdiendo popularidad gracias a que las mujeres les fueron quitando lugar hasta que el término "Geisha" comenzó a usarse para referirse a las mujeres con habilidades para el entretenimiento, como hoy en día.
Las Geishas son preparadas desde niñas, su vida no es nada fácil, desde pequeñas si su familia no tiene dinero (pensando en hacerles un bien a sus hijas o por ambición) son vendidas a las Okiyas (casas de las Geishas) donde son preparadas para el futuro. La Okaasan que es la madre de la Okiya las manda a revisar para corroborar que son vírgenes si lo son saben que tienen un futuro prometedor para la Okiya y si no, las venden a las casas de prostitutas. La niña que se queda en la Okiya es obligada a trabajar como criada (recibe castigos muy severos y una educación muy estricta) o asistente de las Geisha mas experimentada de la casa que después se convertiría en su hermana mayor y su guía , después de un tiempo la pequeña sube al puesto de Shikomi y aquí es donde empieza su formación en canto, baile, modales, ceremonia del te y además asistirá al colegio. Con estos conocimientos a la edad de 15 años ya es apta para ser una maiko es decir aprendiz de geisha, para esto se hace una celebración donde la shikomi va debutar como maiko, se hacen pósters y se hace publicidad de la maiko, su hermana mayor geisha y la okiya de donde viene.
Ese día donde es presentada a la sociedad, es responsabilidad de su hermana mayor darle un nombre, ser su protectora, su guía, su confidente y tutora hasta que se convierta en una geisha. La maiko es llevada a todas las reuniones de su hermana, donde aprenderá todo lo que geisha hace, se da a conocer y conoce a sus clientes potenciales. Después de cierto tiempo de aprendizaje la maiko esta preparada para su mizuague o desfloración, es decir perder la virginidad, que será vendida al mejor postor, depende de la calidad de la maiko, era la cantidad de dinero que se ofrecía por su mizuague, este era negociado por la okaasan que era la madre de la okiya (ella era la que obtenía gran parte de las ganancias de la geisha, esto se debía a que la okaasan pagaba por sus estudios, su comida y vestimenta mientras se convertía en una geisha) Con el paso del tiempo al igual que la preparación de la maiko, el vestuario y el maquillaje van cambiado depende de la madurez que va adquiriendo la mujer que se convertirá en geisha aproximadamente a la edad de 20 años. La ascensión de maiko a Geisha, se realiza nuevamente con una ceremonia denominada Erikae.. La geisha se conseguía un Danna que era un hombre adinerado que era por así decirlo su apoderado y costeaba sus gastos de educación y las cosas que necesitaba para vivir.
Cuando la geisha decide retirarse de la vida pública, se realiza la última ceremonia dentro de su vida como geisha. La ceremonia se denomina Hiki-iwai. La geisha ya no tiene edad para hacer las labores de una geisha y es ahi cuando decide casarse, abrir una okiya u otro tipo de negocio dentro de la hanamachi, es decir la calle de las flores que es donde vivían las geishas
Todo el proceso por el que pasaban estas mujeres, desde su niñez hasta su juventud y madurez era expresado mediante su vestimenta, peinado y maquillaje, los colores que utilizaban, el tipo de peinado, los adornos etc, indicaban las etapas por las que iba pasando la geisha.
Desde Kimonos mas llamativos y colores vivos, con estampados en una maiko, hasta los colores mas calidos y peinados mas discretos para las ya convertidas en Geishas, ya que ellas eran la representación de la madurez y la belleza natural de una mujer, con dotes y talentos artísticos.
El hecho de ser geisha no solo era belleza y arrogancia, si no de mucho sacrificio, por mucho tiempo utilizaron productos para maquillarse muy rudimentarios a tal punto que las geishas quedaban estigmatizadas en su cara y pelo. La pasta utilizada de color blanco, para el maquillaje de su cara poseía un alto contenido en plomo, que a la larga les producía manchas sobre la piel y por otra parte, los productos para el pelo, les producía la caída de cabello, que cada vez era mas pronunciada, al punto de que muchas llegaban casi calvas a su vejez.
Debido a los peinados tan elaborados y costosos las geishas iban son una vez a la semana al peluquero teniendo que dormir en un omaku o makura, una especie de mueble de madera que lleva una pequeña almohada, donde se apoya la nuca para no estropear su peinado
Su calzado también era especial, vestían los calcetines blancos, que tanto las maikos y las geishas llevan con las sandalias o suecos. Se cosen con una separación en los dedos, para que sea más fácil de ponerse el calzado respectivo, y los mismos son hechos a la medida de los pies de las maikos y geishas
Esta es la historia de las geishas, cada momento de su preparación y la exigencia que conlleva cada etapa para llegar a su máxima plenitud, una preparación difícil y estricta.
Mujeres que a lo largo de los años han perdido su prestigio por unas cuantas que tratan de parecerse a ellas, pero nunca tendrán esa clase y esa delicadeza, ellas no venden su cuerpo, venden su tiempo, entretienen a los hombres con las mas antiguas practicas del arte japonés y nadie sabe hacerlo como ellas. No se puede negar que como parte de su preparación el vender su cuerpo (mizuague) es un símbolo de crecimiento y madurez, pero eso no da pie a que sean comparadas con mujeres de la vida galante sin educación, sin preparación y sin clase.

Por Elizabeth Ramírez Álvarez
eliza_61@hotmail.com